Cundinamarca invita a sembrar paz en los ecosistemas del departamento en Semana Santa

La Secretaría del Ambiente de Cundinamarca invita a los habitantes del departamento a que, mediante un trabajo conjunto, el departamento sea la región más protectora de sus especies nativas y se propaguen buenas prácticas ambientales que permitan el sostenimiento de los valiosos ecosistemas que posee en esta Semana Santa.

En este sentido, la administración departamental solicita a la comunidad católica y ciudadanos en general a no hacer uso de la palma de cera, especie endémica del país, que en promedio puede tardar hasta 57 años para empezar a producir tallo y 83 años para empezar a reproducirse.

“Proteger la biodiversidad de nuestro territorio es responsabilidad y deber como ciudadanos. Hacemos un llamado a los cundinamarqueses para que en estas festividades religiosas no atentemos contra el patrimonio natural del departamento, protejamos así nuestra palma de cera, especie de Cundinamarca y de Colombia”, puntualizó Efraín Eduardo Contreras Ramírez, secretario del Ambiente departamental.

La Secretaría del Ambiente invita a la ciudadanía a que dicha palma sea reemplazada por especies vivas y en abundancia para cada región, que además sean óptimas para sembrar luego de las festividades religiosas, de tal forma que se aporte a la reforestación de las cuencas hidrográficas y reemplazar el impacto ambiental negativo para una mejor sostenibilidad ambiental del territorio.

La Palma de Cera es una especie que se encuentra en vía de extinción y es el hábitat por excelencia del loro Orejiamarillo, que también está en vía de extinción, debido principalmente al uso indiscriminado que se le da a este árbol.

Además, la Palma de Cera es oficialmente el Árbol Nacional de Colombia, a través de la Ley 61 del 16 de septiembre de 1985, y es un árbol que sobrepasa los 70 metros de altura y tarda más de 50 años en desarrollarse.